Mes: diciembre 2011

Esta semana he estado en un piso que reformamos hace poco, pero que tiene calefacción central. En cuanto entramos dijimos,  “que calor por Dios”. Pues si, los clientes se quejaban que era asfixiante, que tenían que abrir las ventanas más de un día, con el consabido derroche de energía. NoLeer más…