Feng Shui en la decoración = La iluminación

En post anteriores empezamos a hablar de que era el Feng Shui. Ahora veremos cómo trata los distintos temas de la decoración.
La luz natural o artificial, en la decoración o reforma de un ambiente es fundamental y la energía que aporta es infinita. En el feng shui no existe restricciones al tipo de luz utilizada. Tanto la luz natural, eléctrica, de velas o cualquier otro elemento, es importante, porque toda fuente de luz, sea cual sea es energía y esto es lo que el feng shui fomenta aunque con matices.

La iluminación general de un lugar puede afectar al tono vital, a las emociones y a las actitudes de los que viven los espacios.

El feng shui tiene en cuenta a la hora de analizar la iluminación de los espacios, tanto la luz natural que llega por las ventanas o es reflejada, como la artificial, buscando el equilibrio del espacio, por lo que trata de evitar tanto la carencia de luz como el exceso.

La entrada excesiva de luz solar directa en un espacio, o su resplandor, puede resultar muy perjudicial. Una habitación expuesta continuamente a un exceso solar, no estará equilibrada y resultará dañada en su contenido. El exceso de sol quema las plantas, decolora la pintura, agrieta los muebles, derrite el plástico, acartona las telas, estropea los materiales, aumenta la temperatura de los objetos y reseca el aire.

El feng-shui recomienda corregir la desarmonía y el perjuicio que pueden causar los excesos de luz y rayos solares, regulando su acceso hasta crear entornos armoniosos.

Para corregir el desequilibrio, de luz o de sol excesivos, en decoración, se emplean persianas, toldos, cortinas, biombos o estores, que limitarán la entrada de luz o filtrarán los rayos solares en los momentos y lugares en los que se produzca un exceso negativo, para lograr un entorno equilibrado y benéfico.

La carencia de luz y sol, también puede resultar perjudicial, y dañar la salud físico-emocional de los residentes. Cuando la luz natural no está disponible o no es suficiente en un espacio, se complementa con otros tipos de iluminación,

Por otra parte, el feng-shui recomienda, si fuera posible por la distribución de la casa, mantener una luz encendida permanentemente en la pared norte, para equilibrar y mejorar este sector desfavorable y frío.

Dada la capacidad que tiene la iluminación para generar actitudes, estados de ánimo y tono vital se convierte en una herramienta esencial para crear la atmósfera, el clima o el ambiente que se requiere en cada habitación. La iluminación de una habitación debe responder al tipo de actividad y al uso que se desea dar a ese espacio concreto. En las habitaciones activas, el feng-shui recomienda que las luces sean brillantes, frente a las habitaciones pasivas donde se precise relajación se prefieren las suaves. Una luz tenue en los pasillos puede causar sentimientos depresivos, pero en un dormitorio puede permitir la relajación necesaria. Las luces bajas pueden crear ambientes románticos y relajantes.

En los comedores se puede modular la luz para obtener una iluminación activa para el desayuno o cálida y recogida para la comida e Intima para la cena. Se pueden utilizar reguladores para graduar la intensidad de luz y poder crear la atmósfera adecuada, que facilite las actividades que se desean llevar a cabo en una habitación, en un momento dado. A este objeto pueden emplearse pantallas de colores para tamizar la luz y obtener las vibraciones de color que pueden potenciar los estados de ánimo. Las luces empotradas hacen que el chi fluya hacia arriba, que se eleve, por lo tanto serán muy adecuadas para las habitaciones activas e inadecuadas en las pasivas, como es el caso de los dormitorios. Las luces empotradas hacen que el chi suba, no es conveniente que estén ubicadas sobre mesas de comedor o escritorios, pues resulta perjudicial sentarse bajo ellas.
La iluminación con tubos fluorescentes puede ser dañina para el chi y el sistema nervioso de las personas, como se explicó al hablar de las curas de feng-shui con luz. Su utilización no es aconsejable en las habitaciones activas que requieran mantenerlas encendidas sobre la cabeza de los residentes, durante un tiempo prolongado, como es el caso de un estudio, despacho, comedor, cocina o cuarto de estar.
En general, las luces artificiales deben proyectarse hacia arriba o hacia abajo y no hacia los laterales. Las bombillas fundidas generan sha chi por lo que el feng-shui enfatiza que deben ser repuestas inmediatamente cuando se funden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.