5 pasos prácticos, antes de empezar con una reforma

Desde el momento que se toma la decisión de querer hacer reformas en casa, se produce  estrés. Muchas veces no se sabe por dónde empezar, ni cuál sería la mejor solución para lo que queremos  hacer.
Por esto, de dejo 5 puntos que te pueden ayudar, en la mejor manera para encarar la difícil decisión de contratar a una empresa para que cambie tu espacio y que daría a los más cercanos, si me preguntaran como hacer esto.
1-Tener las cosas claras de lo que quieres hacer, es ganar dinero y tiempo. No dejes que cada empresa te presupueste lo que interpreta de haber hablado contigo. Por eso, aunque cueste dinero es preferible contratar a un profesional que te haga una memoria o un plano. Así los presupuestos son comparativos, sino es una pérdida de tiempo. Es como comparar peras con manzanas.
2-Una vez que tengas como mínimo 5 presupuestos, cosa que cualquier portal de internet te ofrece sin cargo como mínimo, con las mismas cosas para comparar, descarta el más barato y por supuesto el más caro.
El barato, porque si hay mucha diferencia con los otros, es o porque están tirando los precios o están desesperados por hacer  un trabajo. A la larga te dejaran tirado. Una cosa que tienes  que tener claro es que nunca se puede tener un reloj de marca a precio de los chinos. Por algún lado saldrá.
3-De los tres presupuestos intermedios, ya mira otras cosas. Las referencias, otros trabajos, realizados, el feeling contigo o lo extra que te ofrezcan, ya sea, asesoramiento, o compartir los descuentos de los fabricantes contigo y esas cosas.
Porque, si no lo sabías,  muchos  fabricantes a los profesionales les hacen descuentos, que si tú eres un cliente de calle, no te harán. Una buena solución es compartir por ej, si una tienda de sanitarios al profesional le hace un 20%, que a ti  te repercuta el 10% y el profesional el otro por los gastos generados de la compra del material. Esto no lo hacen todos los profesionales, pero lo puedes plantear. En los tiempos que corren es muy sabio, el compartir.
También el feeling es muy importante aunque parezca una tontería. Piensa que tiene que ser gente que te de confianza, que te den soluciones, que no sea alguien recién aparecido que dice hacer reformas. No olvides que las reformas salen dinero y son por mucho tiempo sinónimo de  agobio. Un abrigo si te sale malo, te puedes comprar otro, reformar una casa no es tan fácil.
4- Si no sabes por cual decidirte, o por ej uno tiene una partida alta pero otra baja o viceversa, negocia. En esta vida todo es negociable, la vida es negociación. Utilízalo. Llegará un punto que la otra parte te diga, más no se puede, este es el límite. A veces los criterios necesitan un punto de negociación para encontrarse.
 5- una vez que te decidas, por alguien, no dejes de decirle a los otros que gracias por los presupuestos y su trabajo. Reconforta saber que aunque esta vez no ha podido ser, la próxima lo será.  SI tú no dices nada, el profesional se queda con la sensación de un tema no cerrado.  Además, uno nunca sabe si por lo que sea no lo vas a volver a llamar, como hiciste la primera vez.

Básicamente no hay más que tener en cuenta. Basar este tipo de decisiones importantes, solo en el dinero, si bien es necesario tener en cuenta, todos tenemos un margen en más o en menos, no significa que tendremos el mejor trabajo, con la mejor calidad y lo más ajustado posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.