Ilumínate

¿Quieres cambiar el ambiente de tu  casa?

Ese cambio, puede resultar de algo tan sencillo como colocar un punto de luz en un lugar estratégico.

Para que me entendáis: la iluminación es a la decoración lo que un comodín a una partida de cartas. Un punto de luz, en el lugar adecuado, puede cambiar la atmosfera de una habitación radicalmente. Es la forma más rápida y barata de conseguir que un espacio frio se torne cálido, o incluso un cambio de estilo. Para lograrlo, lo  primero que debemos saber es que es lo que queremos conseguir.

luz
Decode: Digital Design Sensations at the V&A (Via@dezeen.com)

Hablando en términos generales, la iluminación en un hogar se repartiría de la siguiente forma: blanca  para los baños, cocina y lugar de trabajo, y cálida para comedor, salón y dormitorio. Aun dentro de esos parámetros,  siempre podemos crear “microambientes”  que harán  ese espacio más tuyo.

Por ejemplo, en una cocina lo ideal es la luz blanca, pero si tenemos una mesa, podemos crear un punto  más cálido colocando una lámpara de techo, consiguiendo un ambiente más recogido. En un salón  podemos crear nuestro rincón favorito, ese con el que soñamos cuando volvemos a casa, un lugar acogedor,  en el que leer, o escuchar música,  colocando una lámpara de pie o de sobremesa que nos guste.

Si quieres resaltar una pared, un cuadro o un mueble, utiliza luces indirectas. Son perfectas para crear juegos de luz y de sombras, y conseguir que la atención se centre en aquello que tú quieres.

Al elegir diseño, color y material de  un determinado punto de luz (lámpara de techo, pie o sobremesa, apliques para pared, o incluso velas) estás marcando un ambiente y un estilo para toda la habitación.

lamparasindustriales
Lámparas vintage de metal. (vía @Pinteres)

 

Las lámparas metálicas suelen dar un ambiente más moderno y frio y  las de madera más cálido y tradicional (dependiendo del diseño).  Las pantallas también juegan un papel importante. Con colores claros, conseguirás más luz, con papeles reciclados  o pergamino más calidez, con mimbre un ambiente más rustico.  Utilizando una pantalla de un color, material o diseño atrevido, puedes dar un toque de color y estilo que cambie toda la estancia.

Muchas veces, conseguiremos  nuestro objetivo utilizando la  bombilla adecuada.

Mi recomendación es utilizar luz cálida de una intensidad media para lámparas de pie o sobremesa, y de más potencia para  lámparas de techo. Para lugares con más necesidad de luz,  podemos elegir los fluorescentes tradicionales que duran mucho y gastan poco, o los halógenos que dan una luz blanca e intensa,  aunque gastan mucho y dan mucho calor.

En ambos casos  podemos utilizar leds,  suponen un ahorro energético considerable (y respetan el medio ambiente).  Hay gran variedad de colores, lo que es perfecto para elegir y conseguir alcanzar nuestro objetivo.

Y la luz natural…podemos realizar cambios con ella?… lo hablamos en el próximo post…

www.makeityours.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.