La importancia de la luz natural

Un rayo de sol….

Sentir el calor del sol en un frío día  de invierno  es una sensación maravillosa, nos  transmite confort,  calma y relax. Todos lo hemos vivido,  con la llegada del buen tiempo nos sentimos mejor, más animados. Esa es la sensación que conseguiremos  para nuestro hogar o nuestro lugar de trabajo, y de paso, para nosotros, si aprovechamos al máximo  luz natural.

La entrada de un rayo de sol en nuestro hogar tiene  la virtud de hacer que se vea diferente, según la hora  del día o la estación del año en que nos encontremos. Jugar con los efectos que provoca será clave para conseguir el ambiente que deseamos.

Lo primero que tenemos que hacer es intentar que nada  disminuya su entrada. Retirar los muebles que la puedan obstaculizar en el  interior y  las  plantas que puedan taparla desde  exterior.

luz-1
La luz del sol, anima los espacios.

Utilizando cortinas o estores  de tonos claros, tamizaremos el haz luz cuando sea demasiado fuerte, y  lo  potenciaremos   cuando no sea demasiada la luz natural de que disponemos  y busquemos privacidad o recogimiento.

Utilizar también colores claros en las paredes, sobre todo las laterales a la abertura, potencia la sensación de luminosidad, ya que la reflejan.  Si quisieras pintar con un color oscuro,  que sea la pared donde se encuentra la misma abertura, conseguirás el contraste que buscas, sin que absorba la  luz natural.

 

chic
La entrada de luz natural, y los colores claros, dan calidez a este comedor.

Si quieres aumentar aún más esa sensación, coloca espejos en puntos estratégicos de la habitación. Además de ganar en luz, ganarás en espacio visual, ya que aumentan la profundidad.

Las texturas y colores de los muebles también nos pueden dar juego. Las primeras cuanto más lisas mejor, los colores, como el blanco, crudos y tostados claros, nos darán calidez y luminosidad.

Si el suelo es oscuro, utiliza alfombras claras o de materiales naturales, que reflejaran la luz y le darán más vida.

Y si tienes alguna habitación en la que no tienes luz natural,  podemos conseguirla a través de claraboyas, eliminando la puerta de entrada (o colocando una corredera), o abriendo una abertura entre dos ambientes.

luz-cenital
Como la luz en una claraboya o ventana en el techo, potencia el espacio de este baño.

Con la luz natural, los colores brillan más, el ambiente es más limpio, la sensación de luz nos transmite vitalidad, paz y calidez. Y además, ahorrarás…pedir más es casi  imposible.

www.makeityours.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.