Interior: Colores y distribución.

Al decorar el interior de una casa junto al mar, debemos buscar los colores, materiales, texturas y detalles que nos lleven a conseguir ese ambiente fresco, veraniego y relajante que buscamos para nuestras vacaciones.

La primera premisa (sobre todo habiendo ya definido, como hemos hecho en post anteriores, la decoración de nuestra terraza o jardín en base a la conexión con el entorno)   es vincular el exterior con el interior, tanto a nivel de tonalidades como  en  la elección del estilo.

beach1

Al pensar en los colores, no debemos cometer el error de pensar solo en paredes y suelos.  Tanto los  muebles, como los   textiles (tapicerías, cortinas o cojines), serán también una  parte fundamental.

Para las paredes, el blanco es la apuesta más segura,  sobre todo si el espacio no es muy amplio y queremos dotarlo de frescura y luminosidad.   Si utilizamos tonos muy claros,   jugando con gamas de azules que nos recuerden al mar, o tierras como la arena, estaremos acertando.  La elección deberá también ir en función del estilo y mobiliario que vayamos a utilizar.

Elegir un verde espuma, clarísimo, o un azul  intenso, nos conectara  directamente con la sensación de mar abierto, de amplitud  y nos llevara a conseguir habitaciones frescas y tranquilas,  ideales para el descanso.  Las tonalidades con un toque de amarillo suave  y los blancos en estancias más amplias, tonos que evocan  los colores del sol y del cielo, también nos proporcionaran sensación  serenidad.

Utilizar tonos arena  para suelos  y  materiales naturales, como la  madera o  baldosas de barro, nos acabaran de dar el marco idóneo para poder ya empezar a pensar en la disposición  del mobiliario y la decoración final.

Al pensar en la distribución, es fundamental  que la orientemos hacia el exterior. Podemos conseguirlo aprovechando al máximo la luz natural,  colocando el mobiliario frente a los ventanales, de manera que siempre podamos disfrutar de la vista de un  pedazo de cielo o de  mar, y enlazando, como decía al principio,  la terraza o jardín, con el interior, integrándolo de forma que  se intuya como una estancia más de la casa. Conectar visualmente con el entorno, nos dará percepción de amplitud, de inmensidad, de armonía.

beach2

Al colocar el mobiliario, deberemos tener muy presente que no nos dificulte la movilidad.  Estamos hablando de un espacio para el descanso, el  ocio y el relax.  Una estancia abarrotada de mobiliario,  puede transmitir agobio y sensación de calor. Disponer exclusivamente del  mobiliario imprescindible, que nos  sea necesario y nos aporte confort  y ubicarlo de manera que nos resulte  cómodo desplazarnos, irradiará amplitud y desahogo.

A la hora de elegir el mobiliario y los textiles, tendremos que tener muy claro que estilo es el que queremos utilizar.  En el próximo post hablaremos de ello…

 www.makeityours.es

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.