El abc antes de empezar una reforma

Desde el momento que se toma la decisión de querer hacer reformas en casa, se produce estrés, no me voy a cansar nunca de decirlo. Aunque yo soy de los que piensan por experiencia que el estres debe ser solo producido por el polvo y el ruido, no por los trabajos, si elegimos bien quien los realice.

antillon-ahora
via@Buanystudio

Cuando se  decide hacer una reforma se siente vértigo, de no saber como empezarni cuál sería la mejor solución para lo que queremos  hacer. En los tiempos que corren, donde no sobra el dinero, es importante pensar bien las cosas. Lo más común es empezar pensando en los muebles de cocina que en quien haga la obra, por poner un ejemplo. Como decía mi abuela, “empezamos por el tejado sin tener los cimientos”

Recordemos el ABC que no te puedes saltar antes de encarar las obras, sino quieres terminar con un úlcera por las obras o divorciado por las peleas.

A-Tener las cosas claras de lo que quieres hacer, es ganar dinero y tiempo

No dejes que cada empresa te presupueste lo que interpreta de haber hablado contigo. Este punto es esencial.

Por eso, aunque cueste dinero es preferible contratar a un profesional que te haga una memoria o un plano, como paso previo. Así los presupuestos son comparativos en iguales cosas, sino es una pérdida de tiempo. Es como comparar peras con manzanas.

Aunque los tiempos han cambiado y lamentablemente todo hay que decirlo, las empresas que te presupuestan suelen proponerte un plano con una solución. Cuando tengas que elegir quien te haga la obra, deberás hacerlo por lo que te proponen y por precio. O la empresa que elijas  por otros factores, pero por ejemplo no te gusta su solución, deberá ajustar el suyo a la solución propuesta que más te guste, aunque no sea realizada por ellos.

antes3
Via@Buanystudio

No suele ser algo muy ético, pero el mercado funciona así en este momento. Yo sigo aconsejando contratar un profesional que te deje todo atado y que no te mareen con un montón de cosas distintas para un mismo uso. Centra tu energía en otra cosa. No te disperses.

B-Con la documentación de cómo quieres la reforma, pide presupuestos. Como mínimo cinco.

Siempre se debe pedir máximo 5 presupuestos sobre una obra. Y digo Máximos. No necesitas más. He llegado a comprobar la enajenación del cliente que ha pedido 19. No sabía que criterios usar, porque tenía 19 soluciones iguales. Eso no es normal. Porque 5? Fácil, el más caro y el más barato se descartan siempre o las dos soluciones que menos te gusten.

El barato, porque si hay mucha diferencia con los otros, es producido o porque están tirando los precios y luego te empezaran a sacar precios de cosas que no estaban presupuestadas, o están desesperados por hacer  un trabajo. En cuyo caso, corres el riesgo que te dejaran tirado.

Una cosa que tienes  que tener en claro es que “nunca se puede tener un reloj de marca a precio de imitación”. Sino algo no funciona, por algún lado saldrá.

El más caro, por eso, porque es caro. Si los demás te ofrecen la misma partida, la misma calidad más barata, evidentemente para que vas a pagar más, por lo mismo.

C-De los tres presupuestos intermedios, estudia su Ficha Profesional y si tienes que negociar, hazlo

Las referencias de la empresa, otros trabajos  realizados, el feeling contigo o lo extra que te ofrezcan, ya sea, asesoramiento, o compartir los descuentos de los fabricantes contigo y esas cosas. Porque, si no lo sabías,  muchos  fabricantes hacen descuentos a los profesionales.

2014-09-30 12.43.53
Via@Buanystudio

Una buena solución es compartir este descuento: Si una tienda de sanitarios le hace un 20% de descuento, el profesional puede repercutirte la mitad, por ejemplo (teniendo en cuenta que él deberá encargarse de los gastos de gestión por la compra de material).

Esto no lo hacen todas las empresas, pero lo puedes plantear. En los tiempos que corren es muy sabio, el compartir.

También el feeling es muy importante. Piensa que tiene que ser gente que te dé confianza, que te aporten soluciones ante problemas técnicos que surjan, que no sea alguien recién aparecido  en el mercado que dice hacer reformas.

No olvides que las reformas salen dinero y son por mucho tiempo sinónimo de  agobio. Un abrigo si te sale malo, te puedes comprar otro, reformar una casa no es tan fácil.

Es muy importante no mires solo el precio, aunque sé que también es algo habitual en estos tiempo.

Si no sabes por cuál decidirte, o por ejemplo uno tiene una partida alta pero otra baja o viceversa, negocia. En esta vida todo es negociación. Utilízalo. Llegará un punto que la otra parte te diga, “más no se puede, este es el límite”. A veces los diferentes criterios necesitan un punto de negociación para encontrarse.

P1050222
Via@Buanystudio

Un último consejo:  No por ser el último es menos importante.

Una vez que te decidas por alguien, no dejes de responder a los Técnicos descartados”

Reconforta saber que aunque esta vez no ha podido ser, quizás la próxima puede ser.  Si tú no dices nada, el profesional se queda con la sensación de un tema no cerrado, y ha trabajo muchas horas para ti sin cobrarte al hacerte el presupuesto. Un presupuesto lleva horas y por no decirte días hacerlo a conciencia. Piénsalo.

Suerte con tu reforma.!!!

Via@Buanystudio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.