La diseñadora inglesa de interiores Emily Rickard y marido Daryl Hutchings, se mudaron desde Australia donde vivieron los últimos 10 años a New York, y al llegar tenían muy claro que querían hacerlo en espacios emblemáticos de esta ciudad como podía   ser un loft o un Brownstone, que son las casas emblemáticas en la imagen de esta ciudad, que se ubican en 42 Stanford Avenue, en Brooklyn. Optaron por esto último.

brooklyn-home1

La casa fue construida en 1910 y se dividió en dos duplex poco después. Ellos ocupan las dos plantas superiores, y la entrada principal.

A pesar de sus renovaciones, la histórica casa aún tenía bonitos detalles originales, como las chimeneas  y las persianas de madera de las ventanas. Utilizó tonos neutros como otros, grises y negros. Más acordes y sofisticados con la ciudad donde ahora viven.

Un hallazgo de algo típico de Nueva York fue un gran trozo de techo de hojalata, que la diseñadora reutilizó en una mesa de café, realizada por un artesano local. Este tipo de techos de estaño eran una alternativa barata a las yeserías que adornaban las casas de lujo en la época victoriana y hoy se han convertido en algo típico e icónico  en la ciudad, a menudo restaurados se ven en los restaurantes y bares de moda de Nueva York.

Hagamos un home Tour para ver que bien ha dejado esta vivienda de Emily Rickard.

Via@InsideOut Más sobre los interiores de Emily Rickard vea Tricia Joyce .

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.