No existe mayor gusto a los que nos gusta la decoración, que empezar de cero con un espacio.  Veamos algunas pautas que nos pueden ayudar, para no volvernos locos y empezar por el techo en vez de por el suelo, como se dice. Son muchas las cosas a tener en cuenta y es preferible antes de empezar a comprar muebles nuevos a ton ni son, tener un cierto orden, planificar. 

orden1

1 – Ver muchas imágenes para que nos den ideas.

En mi primer año de estudio, una catedrática dijo ” está todo inventado, aqui se aprende a reinventarlo o re-diseñarlo“. Para tener una idea de lo que nos gustaría o lo que necesitamos, hay que ver  otros espacios, muchas imágenes. Lo hacen todos los profesionales del sector, porque no lo vas a hacer tú? Hace unos años, nos atiborrábamos de revistas para ver tendencias, modas, muebles, etc. Ahora, si bien las revistas son siempre un buen punto de partida, con las nuevas tecnologías, un simple paseo por Pinterest, por ejemplo, y las ideas brotan sin cesar.

2– Papel y lápiz.

Pensar qué nos gustaría poner y cómo. Haz una lista, o un collage con las imágenes que has visto a ver si combinan. Esta técnica de montaje, es fantástica para ver si un mueble que nos gusta combinan con otro, o un color o gama de colores con las telas. Hay que comparar todo, para encontrar la armonía en el diseño.

decor2

Algo muy importante luego de tener las ideas claras en lo que quieres hacer…

 3– Decidir un presupuesto a gastar.

El dinero con que se cuenta, como todo en la vida, nos da la visión realista de lo que podemos hacer o no.

Hay muchas maneras de decorar un espacio, no solo con los muebles nuevos.  Con el color de las paredes, las cortinas, los suelos.  Un simple cambio, por ejemplo, el color de las paredes, y unos toques a juego en algún detalle, ya es un gran cambio. Ver si vamos a tener presupuesto o no, es fundamental, porque veremos si el cambio será radical o parcial.  Saber lo que queremos gastar, nos ayuda a no desviarnos del objetivo.

cocina

Un error, que se comete bastante ir de compras,  y hacerlo porque algo nos gusta, pero sin pensar en el conjunto. Así luego aparecen cosas que miramos y pensamos “¿para qué compre esto yo?” Un solo objeto no hace la decoración del espacio, aunque puede ser muy importante o centrar el tema de la  misma. Pero esto es otra cosa.

Si quieres hacer un trabajo como un profesional, piensa en el conjunto. Ya tendrás tiempo al final de poner algún detalle simplemente porque te ha gustado.

Teniendo estos tres pasos ya resueltos, nos sumergimos en el trabajo de decoración de lleno.

 4- Manos a la obra, de más a menos.

Empecemos por lo general. Ya programamos una gama de colores que nos gusta, pues entonces empieza por pintar el continente del espacio, en este caso, las paredes del color elegido, o si vamos a cambiar el suelo, etc. Siempre de más a menos. Donde menos será el detalle final.

color6

Llegados a este punto, piensas, “yo no soy decorador, y si me equivoco?”  Sé valiente e inténtalo. ¿Qué pierdes? Y si tienes muchas dudas, un truco que siempre sale bien:

Utiliza un mono color de fondo para el conjunto. Nunca falla.

2 comentarios

  1. lo del lápiz y papel a mi no se me daba muy bien 🙁
    Pero bueno les conté mi idea a los decoradores http://www.nogalesinteriorismo.com y me captaron muy bien.
    Creo que a veces es mejor contar con buenos profesionales

    1. Author

      Eso siempre Emi. Una ayuda de un profesional nunca es tirar el dinero.. Espero que te haya quedado todo fantástico. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.