Semana Santa fue el fin de semana elegido para pasar dos días en la estancia La Concepción, en Lobos, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Lobos, es la tierra del General Juan Domingo Perón, allí nació, aunque dicen los lugareños que es oriundo de Roque Perez , una localidad vecina.

Para llegar a la estancia La Concepción hay que viajar desde la ciudad de Buenos Aires unos 145 kilómetros, hasta que se llega al kilómetro 146.5 de la ruta 205, donde se ingresa a un camino de tierra que a los 8 kilómetros invita a ingresar a la estancia.

e1

Luego de andar un poco, se llega a la casa principal.

El parque de la estancia tiene árboles de más de 100 años,  algunos de los cuales tienen carteles con el año de su plantación.

e2

Al fondo del jardín, la piscina que, aunque era de época, había sido bien acondicionada con el entorno. Además se encontraba rodeada de un lago.

e4

En el interior de la casa todo estaba intacto. Como si sus dueños, la tradicional familia Blaquier, se hubieran ido y nos hubieran dejado el lugar para descansar.

Todo está rodeado de fotografías familiares, esculturas, lámparas y muebles antiguos. En un estilo impecable.

Nos alojamos en una de las habitaciones principales, comunicada con otra más pequeña que parecía la habitación de la hija más pequeña de familia, la menor de 9 hermanos.

Las habitaciones estaban conectadas por un pasillo entelado, lleno de fotografías familiares, y adornos de porcelana.

El servicio en el lugar comprende pensión completa, servida en la vajilla de plata de la familia Blaquier. Una cocina sencilla, servida por el personal que nació y se crió allí, algunos de los cuales se han casado y ya tiene varios hijos.

En la parte algo alejada de la casa, detrás de árboles de cítricos, nos esperaba Juan quien nos llevó a dar una vuelta en carruaje, y luego nos mostró los que guardan en el campo, uno de los cuales es usado para la novia, cuando se casan en la capilla de la estancia.

Una capilla neogótica, sencilla, y deliciosa.

El último día fuimos hasta la ciudad de Lobos, antes de volver a Buenos Aires. Queríamos conocer la casa del general Juan Domingo Perón, hoy transformada en museo.

Una casa tradicional, muy bien conservada. Una ciudad tranquila.

e16

 

e18

Entre los tesoros que encontré en la estancia, además del descanso, la lectura y la charla en familia, encontré este costurero que hacía las veces de mi mesa de luz.

e20

e21

Esto de conocer estancias me gustó mucho.

Ya estoy en campaña para ubicar otras que merezcan la pena el descanso y la paz.

Hasta la próxima!

Bicha de Espacio Claudelina

 

http://espacioclaudelina.com/
https://www.facebook.com/EspacioClaudelina
https://instagram.com/espacioclaudelina/
https://www.tumblr.com/blog/espacioclaudelina  
https://www.youtube.com/channel/UCdPQ3eLf4saAMjTL_CfQZCA?view_as=public

 

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.