Cuando una pareja va a hacer padres por primera vez, una de las actividades más placenteras para ellos antes de la llegada del bebe, es montar la habitación y su decoración.

Es la manera de comenzar a tejer lazos entre los padres, en especial la madre, con su bebe. Los especialistas recomiendan, ocuparse de esta tarea, en el tercer trimestre del embarazo. Cuando ya todos los malestares, o síntomas adversos, han pasado en general.

bb8

Veamos los pasos a seguir para no equivocarnos ni cargarnos de más estres.

1- Designa el espacio y estudiarlo: Es importante antes de empezar, tener claro qué habitación será la del bebé, ver la iluminación, la ventilación, etc. Hay que saber que medidas reales tiene, para distribuir bien los muebles. Os aconsejamos hacer un pequeño plano, a escala, de los elementos importante de la habitación, sobre un papel de cuadrícula es una buena opción. Así marcamos la ventana, donde esta el radiador, o la puerta de acceso.  Y si hacemos recortables con la medida de los muebles, podemos ver las distintas alternativas de ubicación como si fuera un puzle. Otra manera es con cinta de pintor (de papel) marcar en el suelo los distintos muebles a colocar. Cualquiera de las dos formas, es una manera básica y que no se necesita conocimientos técnicos para realizarlo.

2- Planificar antes de comprar:  Antes de ponernos a comprar como locos, pensemos. Que muebles son necesarios. Para un bebé se necesita:

-Cuna
Mueble cambiador, preferible con cajones, para guardar la ropa del bebé y poder cambiarlo a nuestra altura.
-Una butaca o sillón, para permitir la lactancia.

Ya puestos, pero no básicos, una estantería o mesa auxiliar, si el espacio lo permite.  Pensando a futuro, ver la posibilidad que la cuna se convierte en primera cama, para ahorrar en muebles.

Algo que para nosotros es fundamental, es una luz de pared tenue o difusa, para cuando el bebé duerme como un móvil de techo, para que se mueva y ayude al bebé a crecer.
 
bb12

3- Elegir un  estilo: en este punto, ya juega la creatividad de los padres, de cómo quieren que sea el espacio donde su bebé crezca. La inspiración en revistas o en la red, es infinita. Es interesante, buscar un punto de partida, ya sea un color o una temática u objeto espacial como puede ser una lámpara o algo del mobiliario. Al definirlo, todo lo demás fluirá solo.

4- La importancia de la gama de color: Los colores en los niños transmiten sensaciones y a veces no nos damos cuenta. Existe toda una teoría del color sobre esto y la decoración. Ya no basta el celeste para niños y el rosa para niñas. Ahora se buscan colores neutros, fríos o cálidos. Los espacios de los pequeños de la casa, deben ser tranquilos, sin estridencias, con mucha luz natural si se puede, y para esto los colores claros, pasteles y que relajen como verdes o celestes claros, tierras, son ideales. Si la habitación tiene poca luz natural, el color debe aportar luminosidad y amplitud, como  amarillos claros, rosas, blancos rotos o grises muy claros, pueden ayudar.

Cómo aplicar el color, ya es un tema específico, ya sea con pintura, papel, vinilos, cualquier método te permite aplicarlo.

5- Accesorios: elementos como alfombras, cortinas, ropa de cama del bebé, todo se puede personalizar luego de elegir la gama general del color de la habitación. Elementos que completan la armonía general, no que la rompan, como último consejo.

Disfruta de este momento de decorar su habitación. No lo olvidarás nunca. Veamos un popurri de estilos como fuente de inspiración.

Imágenes @Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.