Este piso, de estilo nórdico, con pocos muebles, y como toda vivienda nórdica que se precie en blanco y negro.  Uno de tantos, en los diseños de los muebles y piezas que lo decoran.  El color solo en objetos, como la habitación de los niños y sus juguetes. Pocos cuadros, colores neutros, mucha luz.  Lo típico y tópico. Pero con el hall de acceso,  han sido creativos.

h11

El uso de un verde agua pastel, da en las habitaciones donde las puertas siempre están abiertas, una perspectiva distinta, cálida y moderna.  El tono elegido, un verdadero acierto. Ha pasado de ser uno de tantos pisos que se ven por ahí, a uno con personalidad.

Es la prueba que el recurso del color bien usado, marca a veces la diferencia.

Aunque si tengo que decir algo, han cometido el error de no pintar de este color todo el pasillo, lo que le resta que el efecto deseado se de en toda la casa. Por lo que deduzco que no ha sido intencionado. Pero recomiendo tener en cuenta.

En las fotos del Home Tour, se ve como según una habitación u otra, de sobre la pared que tiene color cómo cambia su visión general. Pasando de ser un cuarto de una casa moderna y original, a una casa más como tantas, aunque muy bonita y fuente de inspiración.

Via @Erik Olsson

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.